Los Estados Unidos proveen uno de los mejores servicios de salud en el mundo, aun así unos 200,000 americanos mueren anualmente debido a reacciones adversas y a perniciosos efectos colaterales de drogas prescritas. Los fabricantes de drogas e insumos médicos pueden ser encontrados responsables de vender productos, insumos y drogas defectuosas. Esta responsabilidad es muy abarcadora e incluye la obligación de poner un cuidado razonable en el diseño y la fabricación de un producto. La obligación del fabricante de hacer un producto seguro incluye el deber de diseñar, fabricar, inspeccionar e informar sobre las propiedades del producto apropiadamente. Probar que un fabricante de remedios es responsable por un producto defectuoso puede ser complicado y caro.

El equipo de abogados de Attorneys Trial Group de reune con Farmaceutas expertos que poseen un conocimiento especializado acerca del diseño y fabricación de drogas e insumos defectuosos. Desde 1988, nuestra firma ha recuperado más de $200 millones en veredictos y arreglos pre-judiciales para nuestros clientes, en casos que involucran desde negligencia farmacéutica hasta muertes por negligencia de otro. Estos veredictos y acuerdos están entre los más altos en la Florida Central.

Cada año, miles experimentan complicaciones relacionadas con medicamentos e insumos adquiridos en la farmacia. Un estudio de 1995 indica a los farmacéuticos como responsables de casi el 10 por ciento de todas las entradas a hospitales y enfermedades evitables inducidas por drogas. Además de las heridas y las muertes, estas enfermedades evitables incrementan significativamente los costos del cuidado de la salud ha afrontar debido a la pérdida de ganancias, reclamos por discapacidad y tratamiento médico.

La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) es la agencia federal responsable de regular un estimado de $1 trillón de ganancias en productos anualmente, de los cuales los farmacéuticos representan un elevado porcentaje. Mientras que la FDA debe aprobar todas las drogas prescritas, los fabricantes de drogas y medicamentos ávidos de dólares ejercen una gran presión sobre la FDA para lograr una aceleración en la aprobación de su producto. A su vez, la FDA puede poner en la “vía rápida” para reducir el tiempo del proceso de aprobación. Frecuentemente, las drogas en la “vía rápida” no son sometidas a un análisis completo y pueden ser vendidas prematuramente. Sin un entero entendimiento de los potenciales efectos colaterales y a largo plazo y de las interacciones negativas que las drogas pueden provocar, los pacientes continuarán sufriendo graves heridas o la muerte. De todas formas, es importante recordar que aunque un producto esté aprobado por la FDA, el fabricante y/o los agentes médicos pueden ser enjuiciados por proveer drogas, medicamentos o insumos médicos inseguros. La ley establece que:

  • Los fabricantes de drogas que fallan en el diseño, manufactura, inspección y descripción de productos farmacéuticos apropiadamente pueden ser enjuiciados. Un fabricante de productos farmacéuticos también puede ser llevado a juicio por las heridas de un paciente cuando no han advertido correctamente sobre los potenciales efectos colaterales o peligros de una droga.
  • Médicos, enfermeras, dentistas, traumatólogos y establecimientos de salud (hospitales, hogares de ancianos) pueden ser enjuiciados por no cumplir con los niveles aceptables en la atención de la salud de un paciente.
  • La mala praxis puede existir cuando existe prueba de que el proveedor de atención médica pone su interés personal o los de industria farmacéutica por encima de los intereses del paciente.